FANDOM


RoBoHon es el nombre del más reciente lanzamiento de Sharp, la compañía de electrónica japonesa que espera conquistar un cierto nicho de mercado con este teléfono con forma de robot.

¿Suena extraño? Lo es: RoBoHon es un teléfono inteligente que, corriendo Android 5.0, con19 centímetros de altura y 390 gramos de peso, además de una pantalla de dos pulgadas, aspira a ser más que un celular. ¿Acaso un amigo? Nadie parece saber muy bien.

La compañía comenzó a vender este teléfono la semana pasada en Tokio, ciudad en donde abrió una cafetería con el único fin de que el público pueda probarlo. Debido a su limitada capacidad de control mediante la pantalla (dos pulgadas en una era con teléfonos de cinco y seis pulgadas), el robot-celular prefiere ser controlado mediante comandos de voz, a los que responde con gracia e incluso ternura, al menos a juzgar por el video promocional, en el que los usuarios son recordados de sus próximas citas o ven sus fotos en una pared gracias al proyector frontal de RoBoHon.

RoBoHon fue desarrollado en conjunto con el ingeniero japonés Tomotaka Takahashi -padre de "Kirobo", el primer robot astronauta-. El robot-celular salió al mercado japonés con un precio base de 198.000 yenes (unos US$1.800).